Un nuevo timo de la estampita: te compro tu casa desde Costa de Marfil

noviembre 30, 2009 · Guardado en General · Comentarios desactivados 

Hola a todos:

Navegando por internet he descubierto un nuevo ciber timo  post moderno, y extendido por Europa.  Aprovechando  que con la crisis  no hay quien venda  su casa hay gente desde diversos paises (Italia , Francia y especialmente de Africa) que se ponen en contacto con los vendedores de pisos que han puesto su anuncio en alguna web especializada. 

Leer todo

Soluciones a la subida del euríbor

noviembre 24, 2009 · Guardado en General · Comentarios desactivados 

balancin interes


Voy a tratar de hacer un ejercicio de buscar soluciones a los problemas que nos vendrán, tal como proponía Paco en su anterior post. Para ello, voy a exponer mi situación personal.

Mi hipoteca está en una caja en la que me colaron en las escrituras no un 3% de suelo de la subrogación del promotor, sino un 3,5% en toda regla, con un techo de un 10%. En un banco azul me ofrecen un suelo del 2,3% y un techo del 15%, costeando yo las comisiones y otros gastos de cierre y apertura de la nueva hipoteca, de unos 208.000 euros, que se convertirían con gastos y todo en unos 220.000 euros. La ventaja que le veo es que desvinculamos de esta forma la hipoteca del garaje, pero ninguna más. En la caja gallega me han ofrecido un acuerdo privado para situar el suelo en un 3% hasta la siguiente subida, y me doy con un canto en los dientes porque suponen 87 euros al mes menos cada mes desde 2o10 mientras no superemos el 2,40% de Euribor (tenemos un diferencial de 0,60%).

Sigo dudando si aceptar la oferta del banco pero desde luego no parece que me vaya a ahorrar mucho con ella. Me explico: al vivir en una economía paneuropea, si hay países como es el caso que van saliendo de la crisis, para moderar el consumo se aumentará el precio de los productos prestados. Si Alemania y Francia tiran del carro, como decía Paco, y España es de los últimos en salir de la crisis, nos veremos en una situación muy apretada pero más que probable. ¿Por qué? Porque el gobierno socialista sigue enfrascado en conseguir el Diálogo Social, cuando lo que necesitamos es que la gente trabaje, que se sienta útil y feliz en vez de no hacer nada y esperar a verlas venir, diciendo “se saldrá de la crisis cuando se tenga que salir”.

Por suerte, queda crisis para rato, pero estamos dormidos. Si no empezamos a vivir medidas que incentiven el trabajo (no el despido), que fomenten la formación y la educación financiera, nuestro futuro será el de vagón de cola de las economías mundiales, y no es que nos falte creatividad para conseguirlo: tenemos grandes productos alimenticios que exportar como si fueramos italianos, avances en tecnologías renovables punteras, gran experiencia en construcción (no hablo sólo de renovar aceras), tecnologías farmacéuticas avanzadas, tenemos deportistas excelentes en varias disciplinas… y cada vez más gente en el paro pensando en tomarse un año sabático. ¿Queremos sindicatos para parados o queremos sentirnos como individuos (y sociedad) dueños de nuestro destino?

Mi opinión es que la oferta del banco no es tan buena (aunque al menos la concretan, no como otros bancos), que más vale malo conocido que bueno por conocer y tiene pinta que mi familia se queda en la caja gallega. Tal vez probemos los trucos de CFDs sobre el Euríbor como proponen algunos asesores financieros (si lo hacemos lo contamos). O tal vez probemos la cuenta de la caja gallega para “jugar” con el cambio Euro Yen, una forma de entrar en multidivisas sin arriesgar la casa, aunque ambos exigen aprender más de mercados y trading, además de pasta ahorrada (al menos calculo que 20000 euros para hacer algo relevante).

La idea parece que es ahorrar, aprender e invertir en productos que vayamos conociendo mejor. Pero sobre todo, como propietario de mi empresa, me da vergüenza que tengamos empresas que no quiebran por muy mal que lo hagan: los bancos. Y a pesar de ello, les seguimos necesitando… y que nos necesitan como individuos contribuyentes con impuestos para mantener el papá Estado ineficiente.